Tipos de lavanda: Curiosas, aromáticas, decorativas y más

La lavanda es un tipo de planta preparada para soportar la sequía, no tiene problemas en crecer en todo tipo de terrenos y se adapta a la perfección al clima occidental.

Podríamos decir que es la planta perfecta para principiantes en jardinería. Además de ser muy resistente a los clásicos descuidos de riego o abono, su color lila, su inconfundible aroma y propiedades como la de repeler a los dichosos mosquitos la convierten en indispensable para cualquier jardín, terraza o balcón.

Existen muchos tipos de lavanda con características parecidas y otras con detalles que las hacen especiales. Hablando en propiedad, su género es la lavándula y hay unas 60 especies distintas repartidas por todo el mundo, especialmente el Mediterráneo y algunos puntos de Asia.

En este artículo te mostramos algunas de las variedades de lavanda más conocidas, así como alguna de muy curiosa que puedes conseguir en Croppit, como las series LIBELLE® y LAVENIZE®.

Lavandula angustifolia: El tipo de lavanda ideal para aceites esenciales

Seguramente es la más famosa de su especie. Si no te suena por ese nombre quizás la conozcas como lavandula officinalis, lavandula vera, lavanda inglesa o lavanda fina.

Tiene casi tantos nombres como propiedades, ya que se considera la mejor para hacer aceites esenciales beneficiosos para conciliar el sueño, sanar heridas, aliviar los síntomas del resfriado, eliminar piojos o curar quemaduras.

Principalmente se encuentra en Francia e Italia (¿te la imaginas en las clásicas casas de campo de esos países?) y crece hasta los 1,3 metros, con flores lilas agrupadas.

En Croppit tenemos formas más compactas y densas para que puedas utilizarlas también en tu balcón o terraza.

Lavandula stoechas: La especie para los amantes de las flores

Con motes como cantueso o tomillo borriquero, este tipo de lavanda es la que tiene la flor más grande, así que si lo que buscas es llenar de color el exterior de tu casa es la variedad ideal.

Entre marzo y agosto, sus flores se apiñan de forma densa en espigas de color violeta o incluso un lila rojizo.

Igual que la lavandula angustifolia, esta también es muy interesante por sus propiedades medicinales ya que por ejemplo ayuda a bajar la fiebre, alivia el resfriado, es digestiva y cicatriza las heridas.

La lavandula stoechas es una de las seleccionadas por nuestro equipo para formar parte de los envíos de plantas que hacemos periódicamente a nuestros suscriptores.

Nuestra variedad EVER GREAT BLUE te ofrece las flores más grandes que nunca hayas visto y forma parte de nuestro modelo de suscripción.

¿Todavía no nos conoces? Si te consideras un/a plant lover, descubre nuestros planes y decora tu casa con flores de interior y exterior de todo el mundo.

Lavandula hidcote Blue: La punta de lanza de las lavándulas

Se trata de una de las variedades más cultivadas, destacando por su generoso follaje de color verde grisáceo.

No suele alcanzar el medio metro de altura y sus hojas tienen una característica forma de punta de lanza. En cuanto a las flores, son de color lila oscuro y crecen en forma de espiga.

Lavandula dentata: Un tipo de lavanda que enseña los dientes a las plagas

Originaria de la parte occidental del Mediterráneo, destaca por unas hojas dentadas de color gris verdoso.

Sufre en climas muy fríos pero en países como España es capaz de mantener su follaje durante todo el año.

Otra característica de esta lavándula es que puede florecer durante casi todo el año en nuestro país; ofreciendo un espectáculo de color durante muchos meses.

Tiene flores de color malva repartidas en espigas y su aroma ahuyenta pulgones y otras plagas, de forma que tiene su propia defensa para los pequeños insectos que pudieran causarle daños. Ese mismo aroma se usa para elaborar perfumes.

Lavandula latifolia: Una lavanda originaria de España

No podíamos terminar sin nombrar una de las variedades de lavanda que podemos encontrar en nuestra tierra, aunque también es típica de Francia y el Reino Unido.

Su aroma no es tan agradable como el de las variedades anteriores, de forma que no se usa en perfumería.

Sin embargo, su aceite esencial es excelente para repeler bacterias, así que se usa para curar heridas, quemaduras o picaduras.

Tiene hojas largas y estrechas de unos 10 centímetros de largo, de un color azul-violáceo muy característico.

Y no podíamos terminar sin una curiosidad que te va a encantar: en Croppit hemos hallado una mini-lavandula que no tiene más de 5 cm de altura y muchas flores pequeñas pero con mucho aroma.

La hemos llamado LILIPUT y esperamos poderla ofrecer a partir del próximo año. Manteneros atentos, ¡seguiremos informando!

¿Conoces otros tipos de lavanda? ¿Cuál es tu favorito? No dudes en compartir tu opinión en los comentarios o en las redes sociales. ¡Nos leemos!

Marta Croppit

¡Coméntanos qué te parece!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *